Orden de la Independencia Cultural Ruben Dario

Noticias mundiales

HOMENAJES A 70 AÑOS DE LA LIBERACIÓN DEL MAYOR SÍMBOLO DEL EXTERMINIO NAZI

Distintos jefes de Estado y sobrevivientes del Holocausto se reúnen este martes en Auschwitz para proclamar un nuevo "¡Nunca más!", 70 años después de la liberación del campo de exterminio nazi, con nuevos atisbos de antisemitismo en Europa como telón de fondo.

Las primeras ceremonias empezaron por la mañana, en el inmenso campo cubierto de una espesa capa de nieve. Antiguos prisioneros depositaron flores y velas ante el llamado muro de la muerte, donde se produjeron muchas ejecuciones antes de que los nazis instalaran las cámaras de gas.

La víspera, los supervivientes, hoy en su mayoría nonagenarios, que lograron evadir la muerte donde cerca de 1,1 millones de personas -entre ellas un millón de judíos- fueron exterminadas, pidieron al mundo que hiciera todo lo posible por evitar que el horror del Holocausto se reproduzca.

La preocupación por la creciente oleada de antisemitismo en Europa quedaba patente este martes en los numerosos encuentros de supervivientes.

Veinte días después de los mortíferos atentados de yihadistas franceses contra el semanario satírico Charlie Hebdo y un supermercado kósher, el presidente François Hollande, quien el martes visitará el Memorial de la Shoah antes de tomar el avión rumbo a Polonia, anunció este martes que reforzará las sanciones contra el racismo y el antisemitismo en su país.

Una medida oportuna ya que el número de actos antisemitas se duplicó en 2014 respecto a 2013 en el país, con un aumento del 130% de las agresiones físicas, según anunció este martes el Consejo Representativo de las Instituciones Judías de Francia.

Francia tiene la mayor comunidad judía de Europa y la tercera del mundo tras Israel y Estados Unidos, con entre 500.000 y 600.000 personas.

El "azote" del antisemitismo "lleva a algunos judíos a interrogarse sobre su presencia en Francia. Franceses de confesión judía, vuestro lugar está aquí. Francia es vuestra patria", declaró el presidente francés.

Hollande recordó, asimismo, que el gobierno había tomado todas "las disposiciones necesarias para que las sinagogas, los comercios, las escuelas y los centros de la comunidad judía sean protegidos".
El presidente alemán, Joachim Gauck, declaró, por su parte, que "no hay identidad alemana sin Auschwitz", insistiendo en que su país tiene una gran responsabilidad para "proteger los derechos de cada ser humano".

"Aquí en Alemania, caminamos cada día ante casas de judíos deportados; aquí en Alemania donde se planificó y organizó su aniquilación. Aquí, el horror pasado está más cerca y la responsabilidad [es] mucho mayor e imperativa que en otras partes", afirmó.

"Han transcurrido ya 70 años desde el final de la Segunda Guerra Mundial pero nadie, ni nada, es capaz de aliviar el dolor que nos produce la mirada a los trágicos episodios que rasgaron la Europa, y el mundo, de mitad de siglo XX", afirmó Felipe VI.

Y agregó: "El Holocausto representa una derrota sin paliativos a manos de la maldad, el embrutecimiento y la ignorancia. En el reguero de esos terribles crímenes fueron asesinados millones de seres humanos y junto a sus cenizas quedaron maltrechas la dignidad y la esperanza".

"Desterrar a los judíos de Europa"

Algunos de los sobrevivientes que asisten a Auschwitz ven un vínculo entre los atentados de Francia y los conflictos en Oriente Medio. "Lo que ocurrió en Francia está vinculado a lo que pasa en Oriente Medio y me gustaría mucho que se resolviera este último problema, porque pienso que esto influye en el antisemitismo en Europa", dijo a la AFP Celina Biniaz, una octogenaria llegada desde California (EEUU).

El aumento del antisemitismo fue mencionado el lunes por el cineasta Steven Spielberg, autor, entre otras obras, de la "La lista de Schindler", y padre de la Fundación de la Shoah que ha registrado en imágenes los testimonios de unos 53.000 sobrevivientes del Holocausto. Spielberg, quien tuvo una intervención en Cracovia junto al presidente del Congreso Judío Mundial, Ronald S. Lauder, denunció "los esfuerzos crecientes para desterrar a los judíos de Europa".

El tono fue el mismo el lunes en Praga, donde el Congreso Judío Europeo realizó una ceremonia paralela, con el foro "Let My People Live" (Dejen a mi pueblo vivir). "La comunidad judía de Europa está cerca de un nuevo éxodo", afirmó el presidente de la organización, Moshe Kantor.

Además de Hollande, este martes se espera al presidente alemán Joachim Gauck, al ucraniano, Petro Poroshenko, al jefe de la administración presidencial rusa Serguei Ivanov representando a su país, puesto que Vladimir Putin, quien sí estuvo en 2005, no acudirá por, según Moscú, no haber recibido invitación oficial, y al secretario estadounidense del Tesoro, Jack Lew. Todos asistirán a la ceremonia principal del martes por la tarde frente al memorial de Birkenau, lugar de exterminio.

Fue el ejército soviético el que liberó en 1945 el campo de Auschwitz-Birkenau, donde 1,1 millones de personas fueron exterminadas, entre ellas un millón de judíos de varios países europeos.

Plegarias por los difuntos

La ceremonia principal está prevista para la tarde bajo una gran tienda instalada a la entrada del campo de Auschwitz II -Birkenau. Antiguos prisioneros, así como un representante de los "Pilares del recuerdo" -donadores generosos del museo- pronunciarán breves discursos. Luego se escuchará el sonido del shofar, un cuerno utilizado en los rituales israelitas, y plegarias judías por los difuntos.

Los participantes se acercarán a pie al monumento a las víctimas de Birkenau, distante a menos de un kilómetro, para depositar flores y encender cirios.

INFOBAE

Titulares